Ante todo mostrar las inconsistencias y los errores lógicos que se esconden bajo propoposiciones, que pretenden ser verdaderas sólo porque son claras “prima facie”

First of all show the inconsistencies and logical errors that are hiding under propopositions, who claim to be true only because they are clear "prima facie"

Mostrando entradas con la etiqueta Poltica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Poltica. Mostrar todas las entradas

lunes, 11 de enero de 2016

PP,PSOE,Ciudadanos, Podemos. Sobre Pactos y Responsabilidad Politica




LA NOTICIA: Rivera volverá a ofrecer un pacto con PP y PSOE para formar Gobierno

Ciudadanos, el primer partido de la oposición al nuevo Gobierno de Cataluña que presidirá Carles Puigdemont, volverá a ofrecer este lunes un pacto a tres con populares y socialistas para formar un nuevo Gobierno de España que acabe con la situación de inestabilidad institucional y haga frente al desafío secesionista.


EL COMENTARIO:

La verdad es que tal y como se presenta el panorama político, tengo mis dudas de si nuestros políticos sabrán estar a la altura de las circunstancias y , si sabrán elegir entre el bien común y sus propios intereses. Pensando en estas cosas, me he refugiado en la lectura de un filosofo, ya fallecido que me cautivó cuando yo era un joven inquieto, me refiero a  Julián Marías, sus palabras, para mí, no tienen desperdicio alguno, estas que podéis leer a continuación, pertenece   a un artículo publicado en la Vanguardia en 1971.

Lo  opuesto a la política es  la “politización”, el  no ocuparse  más que de política  y, sobre  todo,    verlo  todo políticamente.  La política  es sólo  una “fracción»  de la vida,  y sólo  tiene  realidad  sustentada  sobre  el  resto  de  ella.  Una  visión   exclusivamente  política  de la realidad  no es  ni  si quiera  política;   en  realidad,   no  es  una  visión sino  lo  contrario:   un  “fanatismo”; Y   el  fanatismo es  lo  que  no  deja  ver,  lo  que  sustituye   la realidad   por  esquemas a “priori" la suplanta por una construcción que a última hora es una decisión voluntaria y arbitraria. De ahí el constitutivo esquematismo de todas estas posiciones políticas, su incapacidad de enterarse, de ver los cambios, su tendencia a la repetición de las mismas fórmulas, por mucho que el mundo varíe, su propensión a aplicarse por igual a cualquier país, a cualquier situación por diferente que sean. El politicista es lo contrario del político: el político es un hombre alerta, despierto, atento a las circunstancias; el políticista es un obseso, un sonámbulo, un dispositivo mecánico que no reacciona más que a un estímulo elemental (derecha o izquierda o como quiera llamarse).

Leer articulo entero de Julián Marias